Los muebles de madera son un complemento excelente para darle a tu hogar u oficina un toque de elegancia y distinción.

Conserva tus muebles de madera bellos y en buen estado por más tiempo con estas recomendaciones:

No uses limpiadores con amoniaco: Aunque algunos productos lo contienen, a largo plazo el amoníaco deteriorará el mueble y le quitará el brillo y el color. Prefiere los productos de limpieza naturales.

Limpia todos los día el polvo y encéralos por lo menos una vez a la semana, es muy fácil adquirir toallitas con cera especiales en el súper mercado que te ayudarán a aislar el polvo.

Barniza los muebles de exterior para protegerlos del sol, del agua y el aire que podrían alterar su composición

No dejes recipientes calientes directamente sobre los muebles: el calor puede dañar las superficies, estropear los barnices protectores y dejar marcas permanentes

Repara las rozaduras: un truco muy sencillo es frotar una nuez contra la superficie dañada del mueble en el sentido de las vetas de la madera, espera cinco minutos y pule el mueble ligeramente con un cepillo de cerdas suaves o un paño. Espera 30 minutos más y vuelve a pulir la madera.